Skip to content

Niños y la red

mayo 6, 2009

Un interesante artículo en el New York Times, Teenagers’ Internet Socializing Not a Bad Thing, viene a incidir en una de las grandes discusiones en muchos hogares: hasta qué punto las horas que los adolescentes o preadolescentes pasan delante de la pantalla son un síntoma de aislamiento y constituyen algún tipo de obsesión, o si por el contrario suponen un tiempo bien aprovechado en el que se desarrolla una parte importante de su vida social y que, además, les dota de un conjunto de habilidades que resultarán fundamentales para desenvolverse en el futuro.

El artículo del NYT, basado en un estudio de la MacArthur Foundation que se desarrolló entre 2005 y el verano pasado, apuesta claramente por esta segunda opción:

“… their participation is giving them the technological skills and literacy they need to succeed in the contemporary world. They’re learning how to get along with others, how to manage a public identity, how to create a home page… “

“… su participación les proporciona las habilidades tecnológicas que necesitan para triunfar en el mundo contemporáneo. Aprenden como relacionarse con otros, como gestionar una identidad pública, como crear una página… “

Según el estudio, la imagen de una red llena de peligros, plagada de ciberpredadores que acechan agazapados bajo identidades falsas han sido en gran medida sobredimensionados por los medios y por la imaginación popular. Que una cosa es que no sea conveniente bajar la guardia o informarse, y otra que haya un predador sexual colgando de cada poste de teléfonos o, menos aún, que los adolescentes no sepan cómo reaccionar cuando ese tipo de ocasiones aparecen, si es que llegan a aparecer alguna vez. Unos adolescentes que resultan ser mucho más aptos que sus padres a la hora de manejar su red: establecen relaciones con quienes realmente conocen, con quienes se mantienen además conectados en su vida offline y a través de medios como el móvil, el teléfono fijo y el SMS, carentes de convencionalismos sociales como los que en muchas ocasiones hacen que los adultos acepten a personas que no conocen realmente. Para los adolescentes, la red se convierte en algo necesario, en una parte fundamental en su vida y en sus relaciones sociales, en una conexión que resulta irresponsable romper. No, no están aislándose, ni obsesionados… están haciendo vida social. Una vida social que no sustituye, sino que complementa a la que tienen en el patio del colegio, en la calle o en el teléfono.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: